Don Pepe: “El hombre detrás de la barra”

Por: Dagoberto Varela

Fotos: Inspiracion Bokeh

Paseando por los alrededores del Centro de San Pedro Coahuila, una ciudad emergente y llena de mucho pasado histórico, fuimos a parar a un pequeño lugar, que si eres foráneo es difícil de dar con él, ubicado sobre la Calle Viesca a unos metros antes de encontrarte con la Av. Benito Juárez  se encuentra El Casino de San Pedro, de puerta y fachada sencilla, es éste el recinto donde conocimos a José Fco. Muñiz Barboza, El hombre detrás de la barra.

Padre de familia, abuelo, bisabuelo, lector, amante de la historia de México y Maratonista retirado; así es Don Pepe, como todos le conocen, seguidor del Béisbol, psicólogo de oficio y por supuesto consejero por afición. Tras una bella infancia,  alejado de problemas y 47 años de matrimonio Don Pepe se describe como un hombre que ama a su familia, muy agradecido y sobre todo respetuoso, Afirma que jamás olvida a quien le hace un favor.

 

Los inicios

Don Pepe nos platica que esta aventura de vida comenzó desde sus primicias  laborales, ejerciendo  menesteres como jornalero yendo desde la construcción hasta las plantas despepitadoras de algodón, cuenta que en una de tantas un buen amigo con quién solía charlar le invitó a cubrir un turno en un trabajo, luego de esto consigue enlistarse en la barra  del Fausto un viejo y concurrido bar de la Ciudad propiedad de otro amigo, siendo ahí donde adquirió experiencia, misma que lo llevó a parar al Casino de San Pedro, ahora de su pertenencia y qué sin duda para muchos se ha convertido en un hermoso rincón de alegrías, penas, anécdotas y buenas charlas, sin dejar de lado  esas amenas partidas de Dominó que se disfrutan en compañía de amigos, un buen Whiskey o una cerveza bien fría. Tras el estigma de los estereotipos negativos que la sociedad ha infundido sobre las cantinas y bares, cuenta Don Pepe que “El Casino es un negocio  de amigos, aquí es para venir a platicar, hablar de negocios, con la parejita y dónde se trata a la gente con respeto”.

Con tono sereno y disfrutando esta gran charla nos comparte: ¡El Bar era un espacio muy elitista, en aquel entonces no cualquiera entraba, estaba conformado por aproximadamente 190 socios, algo así como un Club!

Quien fungía como encargado del Casino en una ocasión lo invitó a ayudarle, pues se le complicaban ciertos procedimientos administrativos como: liquidaciones y demás, tarea que Don Pepe realizó durante tres días, días que se volvieron 32 años, Esto luego de la salida de su compañero quién por ineficiencias fue despedido. Habiendo ganado la confianza de los socios y tras esas muestras de un excepcional trabajo y grandes sacrificios, Don Pepe queda al mando de la barra.

En sus inicios El Casino dio parte como espacio para reuniones del club, mismo que tomaba decisiones sobre el manejo de éste.  El crecimiento de San Pedro y la apertura de otros salones fueron llevando en picada la organización social que se tenía, cerrando una etapa de hermetismo e inclusión y dando paso a otra de apertura al público en general.

Consejo de vida

Algo que distingue al Casino San de San Pedro es que se consolidó como un guarida fuerte, que se blindó con una actitud positiva y de acato ante la ola criminal que azotó al país en años pasados, a pesar del temor que esta desató en la ciudadanía y la repercusión negativa que tuvo en gran parte de los establecimientos comerciales y recreativos, Don Pepe asegura que llegó a temer tanto por su patrimonio como por sus clientes, sin embargo la clave para superar estas como otras desventuras ha sido el conducirse con respeto y acatando la ley como buen ciudadano.

¿Qué le servimos?

La amabilidad de Don Pepe ha servido de compañía para célebres personajes que han visitado El Casino, ejemplo de ello son: El comediante Memo Flores y el famoso actor y humorista “Lalo El Mimo” incluso algunos  Presidentes de la localidad han pasado a degustar una copita. Pero no todas las visitas son tan amenas, en una de tantas vivencias al cierre de la jornada; unos “clientes” salieron molestos debido a que ya no era hora de venta, los golpes se hicieron presentes y volaron sillas, afortunadamente nada pasó a mayores. Y a pesar de eso, aún sea un mal día de trabajo éste buen hombre siempre regresa al día siguiente con la mejor actitud y la mejor sonrisa para aquellos que lo visitan.

¡Sírvame otra Don Pepe!

Es bien sabido que la música es factor  esencial para acompañar un buen trago por eso sugerimos que el Maestro detrás de la barra nos recomendara su Top 5 de canciones para disfrutar en éste lugar, amante de la música romántica, ranchera y bolero; Don Pepe nos preparó el siguiente coctel melómano, un poco cargadito pero disfrutable en un volumen moderado.

  • Rocío Durcal – Amor Eterno
  • José Alfredo Jiménez – El Rey
  • Carlos y José – Se Me Hizo Fácil
  • José José – 40 y 20
  • José Feliciano – Camino Verde

Te dejamos el enlace de Spotify para que escuches esta selección: Las buenas de Don Pepe

Luego que la música dejara de sonar decidimos pagar la cuenta y despedirnos del Hombre detrás de la barra, llevándonos un gran sabor de boca. Nos vamos agradecidos, después de tantas anécdotas y una buena demostración de sus habilidades mixológicas. Sin duda tarde o temprano volveremos gustosos para otra buena plática y si la vida los trae por éstos lares no olviden pasar a refrescarse con una deliciosa Michelada o un Diablo Azul, especialidad de la casa con el toque de Don Pepe.

¡Salud!

2 thoughts on “Don Pepe: “El hombre detrás de la barra”

  1. Excelente relato sin duda te transporta al lugar, incluso a imaginarte a Don Pepe(la tesitura de su voz, el ambiente que genera, el toque especial de una copa acompañado de una cálida atención) , convertido en un personaje gracias al autor de la entrevista.

  2. La descripción se agradece es una combinación entre detalles físicos y emociones transmitidas a través de las letras, de una manera deliciosa convirtiendo a Don Pepe en un personaje,quedando la sensación de desear un siguiente capítulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *