No Te Va Gustar y mi reencuentro con la banda en Sala Estelar

El sábado 19 de septiembre tuve la oportunidad de ver en Sala Estelar a No Te Va Gustar (NTVG), una banda de rock de origen uruguayo que inició en 1994 en Montevideo. Al principio, pensé que no los había escuchado nunca. No me sonaba el nombre, y eso que es uno que no es tan fácil que se olvide. Además, las primeras canciones no me fueron familiares. Así que creí sería otra entrada mía con primeras impresiones de una banda que no conocía.

Un viejo conocido

Pero no contaba con que casi al terminar el concierto, tocarían una canción que me hizo recordar a la banda. “A las Nueve” fue la canción que conectó con mi subconsciente y me hizo recordar que los había escuchado en algún momento de mi vida.

No sé por qué no los recordé, al ser una banda con un gran sonido y trayectoria, pero que bonito es volver a conectar con música olvidada. Es como si hoy te llamara una amistad de la infancia, o si vieras una película cuyo nombre olvidaste pero te fascinó la primera vez que la viste. Es una de las sensaciones más satisfactorias y que me da gusto haber tenido esa noche.

¿Cómo surge el nombre de la banda?

Para este concierto digital, la banda generó una dinámica interesante y muy agradable para los fans de la agrupación. Antes de iniciar el concierto, hicieron una sesión de preguntas y respuestas con todos los integrantes. Entre las preguntas que se hicieron para este momento se hizo una muy buena e interesante: ¿Cuál es el origen del nombre de la banda?

La respuesta de esta pregunta es aún más interesante. Según lo que explica Emiliano Brancciari, vocalista y guitarra de la banda, él y Mateo, antiguo integrante, tenían una propuesta de nombre para usar en su primera presentación en un festival. Según narran, era muy malo. Tan malo que, hasta el día de hoy, no se ha revelado la propuesta inicial.

Entonces cuando deciden ir con el baterista de ese momento a decirle la propuesta, dijeron literalmente: “Tenemos el nombre… no te va a gustar”. Y el baterista les dice que, de hecho, “No Te Va Gustar” era un gran nombre. Así que, gracias a un malentendido, se quedó ese nombre y se decidió que fuese “No Te Va Gustar“, sin el prefijo “a”.

¿Les mencioné que fue acústico?

NTVG tiene un sonido increíble, tanto en estudio como en vivo. Cuando reconocí la banda, decidí escucharlos en vivo, con público presente, para saber que ambiente daban en otra realidad. En definitiva es un gran grupo con una calidad sonora que varias bandas quisieran tener, a decir verdad. Es una gozadera escucharlos en cualquier escenario.

Sin embargo, hay algo en los conciertos acústicos que me son más especiales. Los sonidos, por muy rock que sean, dan esta sensación de confort. Los sonidos de la guitarra acústica, el contrabajo, las percusiones, piano y trompetas se vuelven más cálidos, generando que el ambiente se vuelva el de una noche bohemia con los amigos, no un concierto con muchas personas alrededor.

Tal vez se pueda creer que esa sensación lo da el que fuese un concierto digital, pero esto lo siento con cada concierto acústico en el que pude estar en su momento y es hermoso como se puede conectar el público con el artistas en este estilo de conciertos.

Aunado a eso, los colores a usados en el video y la cercanía que tenían los músicos unos con los otros, hacían sentir aún más esa calidez e intimidad con el que se hizo ese concierto. Además, según entendí, el lugar en dónde grabaron fue en su propio estudio, lo que hace que este concierto fuese más especial y agradable. En serio que quedé fascinada.

No Te Va Gustar, ¿recomendado?

Si eres una persona que disfruta de escuchar rock latino que se atreve a experimentar con otros géneros y sonidos, haciendo de la experiencia sonora una de calidad y disfrutas de canciones emotivas y llenas de corazón, no te va a gustar. Te va a encantar.

Es una banda latinoamericana que tiene de lo mejor musicalmente hablando. Una voz melancólica y llena de sentimiento a la hora de cantar, trompetas y un saxofón que acompañan a la perfección las guitarras, bajo y percusiones, además de un teclado que le da a la banda un ligero romanticismo que llena de alegría el alma.

En definitiva, si le quieres dar a la banda una oportunidad, te la recomiendo ampliamente. Es de esas agrupaciones que, una vez que escuchas, no puedes dejar atrás. El rock uruguayo me parece de los mejores en Latinoamérica y esta banda lo confirma.

Recomendaciones

Hay canciones que me gustaron mucho de escucharlas en el concierto, pero siento que puedo hablar de tres canciones que me gustaron bastante y creo que podrán ayudar a que se enganchen con la banda tanto como yo lo estoy en estos momentos. Sin más preámbulos, les doy mis tres canciones favoritas.

Me Ilumina Hoy

La guitarra desde el primer acorde te atrapa y te transporta a un ambiente un tanto nostálgico, pero a su vez motivador. Además de que la letra hace alución a buscar ese camino que, dentro de nuestro ser, sabemos que es el lugar en el que debemos estar y donde la paz se encuentra para cada uno de nosotros.

Es una canción que te habla y te invita a seguir adelante y llegar al lugar al que pertenecemos, independientemente de lo poco usual o increíble que pueda ser.

A Las Nueve

En cuanto salió de la voz de Emiliano la frase “¿cómo que tienes que irte? Si recién te vi llegar”, supe que esa canción ya la había escuchado, y cuando dijo “sé que te vas a las nueve, sé que me muero a las diez”, supe el por qué esta banda me era lejana, pero extrañamente conocida. La identifiqué familiar al momento y me hizo sentir muy feliz de encontrarme con esta banda otra vez.

El cantante tiene una voz es hermosa. Una voz melancólica, armoniosa y llena de sentimiento. En esta canción, siento que se aprecia mucho. En ella, se habla acerca de una relación que no tiene futuro, que está terminando y que no queda más que esperar a que se vaya y perdonar lo que se tenga que disculpar. Aunado con todos los instrumentos, hacen que se enfaticen las frases del cantante, dándole relevancia a la letra y eso me gustó mucho.

La Única Voz

Como saben, si han leído mis escritos, nada me atrapa más en una canción como un buen bajo y esta canción lo tiene muy definido. Con un sonido que me recuerda al jazz, pero a la vez como una balada de ska, esta canción te hará recordar aquella persona que con su voz te hacía sentir en paz y que te daba confianza en su momento. Esa voz en la que depositas tu ser y tu amor.

Las trompetas suenan espectaculares en esa canción y hace que el corazón lata fuerte. Una canción que no puede olvidarse por esos elementos tan bien cuidados y delicados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *